Diego Marín, es creador de la web Teatrogestalt, especialista en aprendizaje experiencial, además de Terapeuta Gestalt y Teatro Terapeuta Gestalt. Cuenta con una amplia trayectoria profesional, la cual se ve reflejada en sus talleres y grupos de trabajo. En esta ocasión, nos va a proporcionar en profundidad la información necesaria sobre en qué consiste esta terapia, cuáles son sus objetivos y para qué tipo de personas es recomendable, entre otras cuestiones importantes.

¿En qué consiste la Ttg?

La Teatro Terapia Gestalt o Ttg consiste en la síntesis o fusión de los principios y técnicas propios de la Terapia Gestalt y el tipo de teatro creado por Stanislavski, denominado, Teatro de la Vivencia, disciplinas ambas que tienen su origen a principios del siglo XX. Esto va a tener como consecuencia un trabajo escénico que es en sí una terapia para la toma de conciencia y la mejora de la salud emocional de la persona que lo practica.

¿Qué se hace en la Ttg?

En la Ttg lo que hacemos principalmente es teatro, pero como decía antes, no es un teatro al uso sino un teatro que persigue reactivar nuestras memorias emocionales con el objetivo de que seamos poco a poco más conscientes de quiénes somos, qué necesitamos y en general, cómo funcionamos. En Ttg miramos el espacio escénico desde una perspectiva gestáltica y por ende, humanista, en donde quien actúa en realidad no actúa sino que se deja ser en escena, para asumir como si fuesen propias, las circunstancias de su personaje. Esa mirada es la que establece un marco especialmente terapéutico como el hecho de expresarnos.

En esto nos es de increíble utilidad la técnica de la improvisación, ya que nos va a permitir trabajar desde la espontaneidad y la creatividad, que aporta el no tener un texto a seguir al tiempo que nos ayuda a poner de relieve aquellos aspectos de nuestra personalidad más alienados e inconscientes.

¿Cuáles son los objetivos de la Ttg y sus principios?

La Ttg aúna objetivos y principios. Su finalidad consiste en facilitar la toma de conciencia y el desarrollo de nuestra capacidad de darnos cuenta de lo que nos pasa en el presente, aportándonos las herramientas y recursos personales necesarios para poder responsabilizarnos de nuestra experiencia en el aquí y ahora.

Podríamos resumir sus preceptos brevemente en:

El teatro es acción en el presente, ocurre en este mismo momento, y en la Gestalt decimos aquello de vive aquí y ahora, el futuro aún no es y el pasado ya no existe.

Como actor/actriz, has de hacerte cargo de las circunstancias de tu personaje en escena, de igual manera que en la vida real hemos de responsabilizarnos de nuestras acciones y emociones.

Principios de la ttg

El/la actor/actriz ha de ser consciente de lo que le ocurre en escena y defender el personaje con el que le toca trabajar. De igual manera la persona en Ttg ha de darse cuenta de qué le pasa, qué le ocurre ante un determinado estímulo en la escena, y más allá de negarlo, es invitada a aceptarlo, darle voz y espacio a esas sensaciones, pensamientos o emociones que acontecen al hilo de la escenificación.

¿Para qué perfil de personas es más conveniente?

La Ttg esta indicada para cualquier persona interesada en desarrollar su conocimiento sobre sí misma y profundizar en aspectos de su personalidad, que quizás le son más desconocidos. No la recomendaría para aquellas personas menores de 18 años de edad y aquellas con patologías psicológicas como ciertos trastornos psicóticos y enfermedades mentales, en donde la capacidad de toma de conciencia de la persona se encuentra limitada a niveles orgánicos y/o farmacológicos.

En general, es interesante que en un grupo de Ttg haya personas de edades, profesiones, intereses y preferencias variadas, ya que esta diversidad contribuye favorablemente en la creación de escenas y al trabajo terapéutico propiamente dicho. La variedad de edades por ejemplo nos permite un amplio abanico de personajes y roles con los que poder trabajar.

¿Cuál es el potencial terapéutico que destacarías de la Ttg?

Creo que la Ttg tiene un enorme potencial terapéutico por cuanto nos ayuda a expandir nuestra expresión emocional, enriqueciéndola con nuevos registros procedentes de los distintos personajes en los que nos podemos ver inmersos. Aumenta nuestra capacidad para ser espontáneos y creativos mejorando nuestra imagen de nosotros mismos y nuestra autoestima. Nos ayuda a romper o suavizar bloqueos como la timidez, el miedo a hablar en público, a conectarnos más profundamente con nuestro cuerpo y expresarnos con él de manera más eficaz. La Ttg nos va a facilitar ser más conscientes de nuestros patrones de comportamiento, muchas veces enraizados en experiencias de la infancia que de alguna manera nos han marcado y de las que no somos conscientes o bien pensamos que tenemos superadas.

La unión del cuerpo, su movimiento y el texto teatral (improvisado o no) van a suponer una herramienta increíblemente movilizadora de nuestro mundo interior, de nuestra psique.

¿Qué beneficios supone pasar por este proceso terapéutico?

En palabras de muchas personas que han pasado por los dos niveles de Ttg que ofrezco podría destacar los siguientes beneficios:

El desarrollo de una mayor sensibilidad y expresión emocional y corporal.

La mejora de la capacidad de autoconocimiento y de tomar conciencia de aquellos asuntos que nos afectan.

La sensación física de sentirnos con una mayor confianza en nosotros/as mismos/as y más fuertes a nivel psicológico

El tener más claridad mental y emocional a la hora de coger nuestro sitio, de defender lo nuestro y de poner límites a los demás en situaciones que percibimos como abusivas o injustas, generando en nosotros una mayor asertividad.

Y en general, aumento sensible del amor hacia uno/a mismo/a, de nuestra capacidad de tenernos en cuenta y de cuidarnos cuando más lo necesitamos, generando una mayor independencia de los demás y una mayor confianza en los propios recursos de los que disponemos para sortear los envites de la vida diaria.